Alimentación complementaria

Esta semana tenemos dos entradas. A Laura, en breve, se le acaba el chollo de la lactancia materna (cito textualmente) y se plantea hacer el baby led weaning (lo que viene siendo la alimentación autoregulada o destete por el bebé -en inglés, no significa que se vaya a destetar-.)

Como sabéis, en España, te dan una fotocopia súper molona de introducción de alimentos que tiene más años que nosotros mismos. Te pone hasta el horario de las comidas.
Pero desde hace algunos años, desde la asociación de pediatría de USA recomiendan este método y el año pasado, la AEP (la misma asociación, pero española) se subió al carro. Aún así, no todos los pediatras se actualizan y algunos, directamente, le tienen pavor (es curioso como se nos exige a los educadores que nos actualicemos y no a los médicos...)

El caso es que, nosotros, partiendo de que habíamos decidido hacer una crianza respetuosa y que el blw era, precisamente eso, respetuoso; leímos. Leímos mucho (ya os lo dije, hay que leer) A Carlos González (Mi niño no me come) y a Julio Basulto (Se me hace bola)

Pero, siempre, siempre, siempre hay algún pero; debemos de tener en cuenta ciertas cositas antes de empezar:
  • Se empieza, siempre, a partir de los 6 meses (que es cuando desaparece el reflejo de extrusión. Vamos, tirar todo lo que vaya a la boca... por si acaso. Son listos, eh?)
  • El bebé debe mantenerse sentado (no sentarse por si mismo, que es otro hito)
  • Debe sentir curiosidad por la comida.
  • JAMÁS se le debe obligar.
  • Evitar sentarlo a comer cuando esté cansado, tenga sueño y/o mucha hambre (esto último tiene fácil solución. Teta o bibe antes de comer y listo)
  • Tranquilidad. Mucha tranquilidad. En este método (y en ninguno) las prisas NO son buenas. Si el peque tiene arcadas, NO hacemos aspavientos, NO chillamos, NO vamos corriendo a quitarlo de la trona... No asustéis al peque porque entonces sí puede aspirar comida y eso sí que es preocupante.
  • Ser consciente (pero mucho) que después toca limpiar. La casa, al niño... a ti.

Entonces, por partes:

  • Sería bueno hacer un curso de primeros auxilios.
  • No sentarlo en la trona. Directamente en el regazo de papá o de mamá (de ese modo, en caso de necesidad, no hay que desabrochar correas imposibles)
  • La comida pasada (el primer brocoli que mi hijo se comió estaba al dente, se lo comió, claro... pero mejor blando)
  • Si el bebé fue prematuro o tiene antecedentes de alergias, sería bueno hablar con el pediatra.
  • Este método es un poco como la teta. El niño sale del hospital con menos peso. Pues se suele perder peso.


Ventajas:

  • Autonomía del bebé.
  • Descubrimiento de texturas y sabores sin disfraz (en los purés está todo mezclado)
  • Desarrollo de la pinza, de la coordinación ojo-mano-boca...
  • El bebé se lo pasa súper bien.
  • Come lo que necesita*
  • Previene la obesidad y genera hábitos de vida saludable para toda la familia.
  • Come en familia.


Desventajas:

  • Riesgo de atragantarse.
  • Ansiedad materna.
  • Perdida de peso (como ya he señalado antes)


Para evitar asfixia o que se atragante, es tan sencillo como NO darle NUNCA comida cruda, dura, frutos secos... Aquí tenéis una lista.
La ansiedad materna no tiene cura. No os riáis. Mi madre la sigue sufriendo (y va camino de los 60 años)

¿Y qué te dijo tu pediatra?
Mi pediatra (bueno, la de mi hijo) es una mujer maravillosa con hijos en la veintena y que jamás a juzgado NADA. Es muy respetuosa, muy cariñosa y bueno, gracias a ella no dejé la lactancia materna. Fue mi asesora de lactancia, fue la que, un día cuando fui con cochecito, me soltó un "ay, pero si en el fular va mejor". Vamos, lo dicho, maravillosa... pero le tenía un pelín de miedo al blw y bueno, mi hijo es alto y de peso tendía a bajar. Así que optamos por un mixto.
Hay personas que defienden el Blw en exclusiva para no confundir a los peques y otras razones. Yo me dejé guiar por mi instinto. Le daba pecho, le dejaba jugar con el alimento escogido (patata hervida, brocoli, espaguetis...) y luego le daba un poco de triturado. Mi hijo siempre ha sabido decirme cuando no quería comer más, así que no ha sido un problema el miedo a sobrealimentarlo.
También le he dejado que nos marcara él las pautas. Así, un día lo descubrí robándome los fideos de la fideuà o el pollo de la paella. El día que cogió la cuchara y fue directo a ROBARME mi plato, ese día se acabaron los triturados (tenía 9 meses) Los reservaba para cuando estaba cansado o salíamos a comer fuera (y pasaba de malas caras y de discutir)
Y de todas formas, cuando nosotros tomamos puré o crema de calabacin... él come lo mismo que nosotros.

Preguntas que acechan
Suele pasar, incluso si se dan papillas y se va a pasar al sólido (hacia los 12 meses te dicen que tritures menos la comida) que las madres (recordad quién sufre de ansiedad) se preguntan: ¿Y si no come verduras? ¿Y si no come fruta?
Pues bueno, la única forma de que coma fruta y verdura es que en casa haya frutas y verduras... y que papá y mamá coman fruta y verdura. Sobre todo esto último.
Si aún así, pasados los 12 meses, no comen ni fruta ni verdura... que sepáis que es NORMAL. Están creciendo mucho y necesitan muchísima energía. ¿Y qué alimentos dan mucha energía? Las verduras ya os digo yo que no. Por eso están en las dietas para adelgazar.
Pero como somos madres sufridoras, queremos que coman verduras... y ahí entra el truco de la abuela. Haz una boloñesa y échale todas las verduras que encuentres y tritúralas!!! (esto último, lógicamente, es broma)

*¿Y comerá de todo con el blw? Comerá lo que necesite. Un día solo comerá fruta. Otro solo se comerá las judías. Habrá días que no comerá nada (quizá no se encuentra bien o no tiene hambre) y habrá que se comerá lo suyo y lo tuyo, si le dejas.

¿Y si no tiene dientes? Tenemos unas encías muy poderosas, capaces de hacer añicos la carne y todo. Si habéis leído esto último en plan cachondeo, que sepáis que habéis leído bien... y que también es cierto. Àlex solo tenía dos dientes cuando empezó a comer sólidos... tiene 16 meses y tiene 3 dientes y medio y ayer se zampó la paella con las judías y el pollo.

¿Con tenedor, con cuchara...? Con las manos. Comen con las manos. Y llegará el día que, por imitación, comerán con cuchara o tenedor.

Conclusiones
Para terminar, decir que para nosotros ha sido una experiencia muy bonita. Que nos ha regalado momentos muy divertidos, muy diosmioyahoracomoquitoeltomatedelmueble. Que ver como Àlex nos guiaba y ver cuánto disfruta comiendo es un verdadero privilegio.
Muchos son los que nos dicen "eso no es criar", "habéis tenido mucha suerte"... que no digo que no, pero también es cierto que el haber respetado sus negativas, el no haberle obligado a comer, hacerle partícipe de comer en familia, hablando, riendo, ha hecho que sea un proceso muy agradable.
¿Sustos? Alguno, claro. Pero se cuenta hasta diez y ves que tu hijo lo gestiona muy bien y se te pasa (un poquito)



Y si tenéis alguna duda, nos leemos en el foro :)

NOTA: No dejéis de leer los libros que os he indicado arriba. Dan MUUUUUUCHA tranquilidad (No os quita la ansiedad, pero te la tomas de otra manera)

Comentarios

Entradas populares